Semblanza De Joaquín Vera Morales

RESPETABLE LOGIA “GERMINACIÓN” N° 81
SEMBLANZA DE JOAQUÍN VERA MORALES

Ocupo esta tribuna, para hacer un recuerdo emocionado, del que fuera el alma del crecimiento de este Instituto Superior de Comercio # 2, don Joaquín Vera Morales, hablo como ex alumno de este establecimiento y como miembro activo de la Respetable Logia “GERMINACIÓN” N° 81.
Conocí a Joaquín, siendo yo alumno, cuando aún estábamos establecidos en la calle Santa Rosa, fui testigo del desvelo y la preocupación, por buscar una nueva sede para el Instituto, cuando la encontró y fuera aprobada su compra trabajamos con chuzo y pala, codo a codo, derribando muros, haciendo patios que permitieran albergar con comodidad al alumnado.
Joaquín fue forjado en el yunque del estudio y del trabajo y fue una figura señera, de sabia y rica calidad humana. Tuvo el conocimiento para enseñarnos con su ejemplo el mejor camino, una vida ejemplar incansable y laboriosa. Fue un claro ejemplo de humanidad y de humildad.
Múltiples instituciones conocieron y se beneficiaron con su acción, como:
– Colegio de Contadores
– Colegio de Profesores
– Sociedad Nacional de Contadores
– Sociedad Bolivariana
Además fue miembro de la Orden Masónica, perteneció a la Respetable Logia “Germinación” # 81, en cuyo nombre hablo, donde ocupó todos los cargos de la Oficialidad y por su brillante labor, fue distinguido como miembro Honorario de dicho Taller, pasando a desempeñarse como Gran Tesorero de la Gran Logia de Chile, puesto en que le cupo una labor destacada y generosa.
Pero, antes de todo, Joaquín fue un Profesor, era un hombre que sabía llegar a la juventud y a todas las personas. Se caracterizó por ser una persona alegre y generosa. Sabía tratar a los seres humanos y no le faltaba la frase oportuna para decir una broma. Irradiaba fraternidad y amor, siempre preocupado por sus compañeros y amigos, tratando de ayudar, en la forma que fuere, por aliviar el pesar de los que lo rodeaban. Tenía una tremenda vocación de servir y la hizo realidad, en todas las Instituciones que tuvieron el privilegio de contarlo entre los suyos. Contaba con un conocimiento que lo hacía conciliar intereses, limaba asperezas, captaba adeptos, realizaba obras y representaba ideales, en resumen era un hombre hábil, inteligente y tenaz, que no temió jamás las responsabilidades, no eludió los problemas sino que los enfrentó con voluntad decidida y espíritu ennoblecido.
Fue un educador y por ello, un activo constructor de los cimientos del hombre y de la mujer en nuestra Patria, ya que ser Profesor es ser un constructor de intelectos, de sentimientos, de actitudes, de personalidad, en pocas palabras, son los llamados a desentrañar el tesoro que está escondido en cada uno de nosotros.
Es por eso, que la Respetable Logia “Germinación” # 81, aún lo recuerda con cariño y admiración, porque plasmó en su personalidad, una de las virtudes más preciada por los miembros de la Augusta Orden, la fraternidad, aquella que se da sin aspavientos y silenciosamente, sin esperar reconocimiento ni admiración.
Joaquín Vera Morales, fraterno hermano, que más puedes desear, tu memoria no se perderá en las brumas del olvido, no se destruirá la fortaleza de lo que aquí ayudaste a construir, nada fue en vano, aquí están los frutos.
Jóvenes amigos que me escuchan, avanzad sin miedo, el futuro es vuestro, los grandes hombre como Joaquín Vera Morales, les han señalado el camino de los valores más caro del espíritu, los invito a recorrerlos y allí podrán darse cuenta de lo que hoy, en mal hilvanadas palabras he querido traspasarles.
Muchas gracias.

Daniel Rodríguez Rosales